EA se sube al carro del juego cruzado