La burbuja de Facebook se hunde en bolsa