La telefonía móvil se sirvió de Facebook contra los usuarios