Mark Zuckerberg culpa a las personas y no a Facebook