Jennifer Gates, la otra cara de Microsoft